¿Por qué invertimos en nuevos desarrollos?

Cabecera Nuevos desarrollos

Sareb emitió en 2012 bonos por valor de 50.781 millones de euros para comprar cerca de 200.000 activos financieros e inmobiliarios. La venta de esta cartera a lo largo de 15 años debe generar recursos suficientes para amortizar esa deuda, pero el proceso es muy sensible al ciclo económico.

Debido a que la demanda en ciertas zonas confería a los activos un precio inferior al que Sareb pagó por ellos -los precios fueron definidos por el Banco de España-, la compañía tomó la decisión de buscar nuevas vías que le permitieran generar más ingresos y cumplir así con el compromiso del pago de la deuda avalada por el Estado. Es así como ha desarrollado una estrategia de revalorización de la cartera de inmuebles que supone invertir en rehabilitación o desarrollo de promociones, dado que las viviendas acabadas tienen mejor salida en el mercado. Esta labor se está aplicando en zonas donde ya se atisba la recuperación del sector inmobiliario.

En el caso de los suelos, se analiza de forma permanente cuáles pueden mejorar su recepción en el mercado, con un riesgo asumible. El avance en los trámites de calificación de un suelo no sólo crea valor en la cartera de activos de Sareb, sino que puede entroncar con el desarrollo de proyectos inmobiliarios en solitario o en colaboración con otras entidades. De esta forma, acompañando al activo desde estadios preliminares hasta su total desarrollo, la compañía se asegura los máximos retornos y avanza en la consecución de su mandato.

Es precisamente en este contexto en el que se enmarca el lanzamiento de Árqura Homes, un Fondo de Activos Bancarios (FAB) que aglutina el grueso de la actividad promotora de Sareb a partir de suelos, obras en curso y proyectos residenciales sin finalizar valorados en más de 800 millones de euros. El vehículo, en el que participa Värde Partners y que gestiona Aelca, prevé invertir más de 2.200 millones de euros para construir 17.000 viviendas en casi todas las regiones españolas. 

Para llevar a cabo la actividad de desarrollo y promoción inmobiliaria Sareb se alía con proveedores de las diferentes regiones, favoreciendo así el empleo local, lo que contribuye a la meta 8.3 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que aboga por “promover políticas orientadas al desarrollo que apoyen las actividades productivas, la creación de puestos de trabajo decentes, el emprendimiento, la creatividad y la innovación, y fomentar la formalización y el crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, incluso mediante el acceso a servicios financieros”.

El desarrollo inmobiliario y la finalización de obras sin terminar en las regiones en las que Sareb está presente mejora la habitabilidad y dinamismo de determinadas zonas y supone una contribución a la meta 11.1 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que pasa por “asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales”.

S-WEB-Goal-08.pngS-WEB-Goal-11.png