¿Por qué invertimos en nuevos desarrollos?

¿Por qué invertimos en nuevos desarrollos?

Cabecera Nuevos desarrollos

Sareb emitió en 2012 bonos por valor de 50.781 millones de euros para comprar cerca de 200.000 activos financieros e inmobiliarios. La venta de esta cartera a lo largo de 15 años debe generar recursos suficientes para amortizar esa deuda, pero el proceso es muy sensible al ciclo económico.

Debido a que la demanda en ciertas zonas confería a los activos un precio inferior al que Sareb pagó por ellos -los precios fueron definidos por el Banco de España-, la compañía tomó la decisión de buscar nuevas vías que le permitieran generar más ingresos y cumplir así con el compromiso del pago de la deuda avalada por el Estado. Es así como ha desarrollado un plan de creación de valor que supone invertir en rehabilitación de inmuebles o desarrollo de promociones dado que los inmuebles acabados tienen mejor salida en el mercado. Esta labor se está aplicando en zonas donde ya se atisba la recuperación del sector inmobiliario.

En el caso de los suelos, se analiza de forma permanente cuáles pueden mejorar su recepción en el mercado, con un riesgo asumible. El avance en los trámites de calificación de un suelo no sólo crea valor en la cartera de activos de Sareb, sino que puede entroncar con el desarrollo de proyectos inmobiliarios en solitario o en colaboración con promotores. De esta forma, acompañando al activo desde estadios preliminares hasta su total desarrollo, la compañía se asegura los máximos retornos y avanza en la consecución de su mandato.