23/12/2020

Sareb vende a La Llave de Oro 54.500 m2 de suelo en Cerdanyola del Vallés, en el área metropolitana de Barcelona

Sareb vende a La Llave de Oro 54.500 m2 de suelo en Cerdanyola del Vallés, en el área metropolitana de Barcelona

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha vendido 54.500 m2  de suelo residencial y terciario en Cerdanyola del Vallés al grupo promotor La Llave de Oro, una operación realizada a través de Altamira Asset Management. La compraventa se ha cerrado por 15 millones de euros y representa una muestra de confianza en el actual contexto de crisis ya que supone un proyector inversor de medio plazo en una de las escasas zonas de suelo urbano disponibles en el área metropolitana de Barcelona.

La venta de Sareb al grupo promotor La Llave se concreta en siete parcelas entre Cerdanyola y Sant Cugat del Vallés. Con el tamaño de los suelos, se estima que se podrán construir casi 400 viviendas plurifamiliares, además de poder destinar unos 10.000 m2 a edificaciones terciario- logísticas. Las parcelas se encuentran dentro del denominado Centro Direccional de Cerdanyola del Vallès, que forma una gran superficie de 340 hectáreas de orografía plana en un enclave privilegiado entre la AP-7 y el Parque Natural de Collserola.

La operación supone, además, cerrar una compraventa en un ámbito que requiere de una ordenación urbanística para completar y finalizar el  desarrollo de la zona ya iniciado. Según el proyecto establecido, la transformación del suelo se prevé en un plazo mínimo de siete años, según el plan de etapas previsto en el plan director urbanístico.

Para Vicente García Barres, director de la Territorial Noreste de Sareb, “la operación muestra el compromiso de muchos profesionales nacionales de seguir adelante con sus planes de desarrollo inmobiliario e implicará una importante transformación para esta zona al norte de Barcelona”.

Para Antoni Guàrdia, director territorial de Altamira en Catalunya y Baleares, “esta operación, tanto por su alto importe como por su tipología, nos indica que la pandemia en sí ha generado una crisis más coyuntural que estructural y eso nos ha llevado a una nueva manera de trabajar para seguir manteniendo la actividad en los momentos más duros del confinamiento, además de dilatar las decisiones de compra sometidas a un mayor estudio de viabilidad”.